Relación del aborto y la fertilidad

Aborto espontáneo | 0 | Fertilidad

Muchas mujeres pueden estar preocupadas por si la interrupción del embarazo, ya sea voluntaria o involuntaria, guarda relación con su fertilidad. En este artículo explicamos las variables que influyen en ambos casos.

Relación del aborto y la fertilidad

La finalización de la gestación (pérdida del producto originado por la fecundación del óvulo por parte del espermatozoide) puede ser voluntaria o espontánea (involuntaria). El aborto espontáneo suele producirse de forma natural dentro de los primeros 5 meses, siendo de mayor riesgo los 3 primeros. En algunas ocasiones se tiene que realizar el raspado de las paredes del útero (legrado) para eliminar el tejido innecesario. En el caso de que sea voluntario, existen varios métodos para la interrupción. Habitualmente, después de las nueve primeras semanas siempre es un aborto quirúrgico y antes suele ser farmacológico (con pastillas), aunque depende del caso. Si todo sale bien, como suele ser el caso cuando se realiza en los centros médicos acreditados para dichas intervenciones y con los profesionales adecuados, no tiene por qué haber ninguna repercusión en la posterior fertilidad. De hecho, una revisión ginecológica rutinaria no detectaría el hecho de que la mujer hubiera abortado.

Pero sí que hay que tener en cuenta algunos factores. La cirugía siempre es más compleja cuanto más avanzado está el embrazo. Cuando existen intervenciones quirúrgicas de alto riesgo, por ejemplo, en abortos clandestinos o con profesionales inadecuados, se podría provocar infertilidad si se daña alguna parte del aparato reproductor femenino (útero, principalmente). No es habitual, y se detectaría por la producción anormal de hemorragias y la posterior enfermedad inflamatoria pélvica. Se estima que el riesgo de perforación del cuello uterino es inferior a 1 de cada 1000 abortos.  

El aborto espontáneo a veces es consecuencia ya de por sí de problemas de fertilidad en la mujer. Los embarazos en mujeres mayores de 45 años tienen mayores complicaciones. También puede producirse un cambio cromosómico del embrión. Por eso, sí se producen más de dos abortos espontáneos, es recomendable realizarse una revisión médica que estudie la fertilidad de ambos y un perfil genético.

Si el aborto es recurrente puede ser a causa de una malformación cromosómica. También hay que tener en cuenta que legrados reiterados pueden causar cicatrices en el cuello del útero.

En el caso de producirse el denominado “cuello del útero incompetente” (una debilitación del cuello del útero o insuficiencia cervicouterina) se puede solucionar mediante el proceso conocido como “cerclaje” (cerrar de nuevo el cuello con un punto de sutura). Esta situación no es común y suele darse cuando se han producido varios abortos, ya que durante estos se puede dilatar el cuello uterino.

Así pues, no suelen producirse problemas de fertilidad sea cual sea el tipo de aborto, si bien puede haber una leve probabilidad de infertilidad derivada de un aborto quirúrgico de riesgo, por lo que se recomienda acudir a la revisión ginecológica rutinaria tras este procedimiento.

Tras un aborto espontáneo, ¿cuándo es mejor buscar un nuevo embarazo?

Después de un aborto natural o espontáneo, el embarazo es biológicamente posible en cuanto se recupera el ciclo fértil, es decir, en la siguiente ovulación. No obstante, para la recuperación física de la mujer, la recomendación es esperar para mantener relaciones sexuales con penetración unas 2 semanas.

Una investigación del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver en Rockville (Estados Unidos) concluye que lo mejor es intentarlo antes de los 3 meses. Dicho estudio fue publicado en la revista “Obstetrics and Gynecology” y realizado en 1000 parejas con edades medias de 29 y 30 años. Las mujeres que mantuvieron relaciones sexuales sin protección en ese plazo tuvieron un 71% más de probabilidades de lograr un embarazo que las que esperaron más tiempo.

0 Comentarios

 
Compartir contenido en Facebook Compartir contenido en Twitter Compartir contenido en Google Plus Compartir contenido en Pinterest Compartir contenido por email Añadir a mis favoritos Ocultar compartir en redes