Aspectos psicológicos del aborto en Reproducción Asistida

Ayuda psicológica | 0 | Reproducción asistida

Según la SEF (Sociedad Española de Fertilidad) del total de gestaciones conseguidas tras una inseminación artificial, aproximadamente un 77,7% acabó en parto; un 20,4% en aborto y un 1,9% fue embarazo ectópico.

Aspectos psicológicos del aborto en Reproducción Asistida

Para una mujer o pareja (ya sea homosexual o heterosexual) que acude a un tratamiento de reproducción asistida en la búsqueda de un embarazo, que por causas naturales no llega, las expectativas con las que abordan el tratamiento pueden ser muy elevadas. Trabajar desde un principio distintos aspectos psicológicos para enfrentarse a todo el proceso resulta fundamental para afrontar posibles complicaciones o incluso la pérdida que supone un aborto.

Existe una idea muy extendida, en relación a la  mayor probabilidad de abortos o problemas en el embarazo en los tratamiento de reproducción asistida, que es falsa. Lo que ocurre es que las mujeres que acuden a la reproducción asistida presentan de origen algún tipo de problema relacionado con su fertilidad, ya sea de forma directa o indirecta. Circunstancias que por sí mismas suponen un riesgo a la hora de llevar a término un embarazo y no por estar sometidas a un tratamiento de reproducción asistida.

De cualquier manera es importante para toda mujer y/o pareja que empieza un tratamiento, que se explique y manifieste que el embarazo es una situación de riesgo y que no siempre salen adelante. Por lo que es una situación que tenemos que tener en cuenta aunque no puede condicionarnos en el proceso.

En algunas ocasiones puede ocurrir que durante el proceso de reproducción asistida se tenga más de un aborto. Lo que va a suponer un mayor impacto físico , psicológico y también económico tanto en la mujer como en la pareja (si existe). Por lo que habrá que hacer frente a sentimientos de miedo, culpabilidad, frustración, rabia, etc. ,  que hay que canalizar para superarlos de la mejor forma posible. Para ello es importante conocer las fases por las que las personas solemos pasar al afrontar una situación de pérdida o duelo, en este caso de un aborto.

Las principales fases por las que pasa una persona que sufre una pérdida, en esta caso por un aborto podrían describirse como:

1.    Fase de shock o negación/incredulidad: La mujer (o la pareja) no puede creer lo que le está pasando, se niega a aceptarlo como forma de protegernos ante el impacto de esa pérdida. Se acepta racionalmente pero inconscientemente se niega ¿por qué a mi?

2.    Fase de búsqueda: Tras el shock inicial, ese dolor puede tornarse en distintos sentimientos como miedo, ira, culpabilidad, …Esta fase es importante ya que esa “búsqueda de culpables” , con frecuencia hacia una misma, puede afectar a las relaciones sociales: pareja si la hay, amistades, familia cercana, etc.

3.    Fase de tristeza, búsqueda de respuestas o tentativas de solución: En esta fase empieza a remitir el dolor, se comienzan a reanudar las actividades cotidianas. Se trata de volver a tomar el control y la búsqueda de respuestas. Esta fase suele estar marcada por un sentimiento de tristeza, falta de autoestima por no cumplir con las expectativas (sociales, familiares, de la pareja o propias)

4.    Fase de aceptación: Es la fase final, cuando la mujer comprende y acepta la pérdida sufrida. Es importante darse la oportunidad de vivir cada etapa para llegar a la aceptación. Se asume que ese bebe existió pero que la vida continua. Es un momento en el que las relaciones sociales y familiares se estabilizan y se empieza a vivir desde el recuerdo de lo sucedido. Esto no quiere decir que se olvide, sino todo lo contrario. La aceptación implica que se reconoce que esa pérdida sufrida se debe dejar ir,  la vida continua. En ese momento el duelo habrá finalizado.

Algunos consejos, que tanto las mujeres como su entorno, deben tener en cuenta a la hora de afrontar la pérdida de un embarazo es:

•    Entender que el aborto espontáneo es un acontecimiento que sucede en la naturaleza de forma habitual (al igual que algunas semillas dan lugar a un árbol pero otras no germinan y mueren)  y que debemos aceptarlos como es, sin buscar culpables.

En el proceso emocional que supone un aborto para la mujer, es muy importante respetar la importancia que para la mujer tiene dicha pérdida. Partir de su dolor y no intentar minimizarlo o quitarle importancia.

•    Es necesario darse un tiempo para el duelo, para digerirlo y aceptarlo. Es importante acompañar y entender ese dolor.
•    Darse permiso a una misma para estar tristes, para descansar y recuperarse.
•    Hablar sobre ello con personas cercanas y/o profesionales que permitan a la mujer verbalizar sus sentimientos e ideas.
•    Buscar grupos de apoyo (en internet o en tu cuidad) de mujeres que hayan pasado por similares situaciones. Esto puede resultar muy beneficioso para entender, comprender e identificarse a partir de un grupo de iguales.
•    Superada la fase de shock inicial, es importante intentar retomar rutinas.
•    Pasada la fase de duelo y aceptación, plantearse las opciones de cara al futuro. Tratando de adoptar una actitud positiva.

0 Comentarios

 
Compartir contenido en Facebook Compartir contenido en Twitter Compartir contenido en Google Plus Compartir contenido en Pinterest Compartir contenido por email Añadir a mis favoritos Ocultar compartir en redes