Romper el silencio de la Endometriosis

Endometriosis | 0 | Causas de la infertilidad

Marzo es el mes de la Endometriosis, declarado por la OMS para visibilizar la enfermedad y desmontar muchos de los mitos que rodean esta dolencia.

Romper el silencio de la Endometriosis

Una de cada diez mujeres sufre endometriosis en España, 2,5 millones en total que conviven diariamente con esta patología que sigue estando socialmente muy invisibilizada.  

La Endometriosis es una enfermedad crónica, de causa aún desconocida, que provoca inflamación e irritación tisular. Presenta consecuencias en el ciclo menstrual y por tanto en el ciclo reproductivo de la mujer como interferencia en la maduración del óvulo, la ovulación y la fecundación. También puede provocar adherencias de tejido endometrial fuera del útero, sobre todo en la cavidad pélvica, ovarios, detrás del útero, en la vejiga, etc. Causando fuertes dolores menstruales con sangrados irregulares y abundantes.

Uno de los problemas graves de las mujeres y asociaciones de afectadas por la endometriosis es el diagnóstico tardío. Normalmente estas mujeres suelen enfrentarse a un ir y venir de especialistas hasta que la enfermedad logra ser diagnosticada. En España, el diagnostico tardío puede suponer que una mujer haya pasado por una media de cinco especialistas y tardar 9 años de media en conseguir un diagnóstico.  

Esta realidad se debe en parte al desconocimiento de la población femenina sobre esta enfermedad, pero sobre todo, a la falta de especialistas en este campo de la ginecológica que puedan ofrecer un diagnóstico y un tratamiento temprano, de forma que se mitiguen las consecuencias invalidantes que presenta la enfermedad y así aumentar cuanto antes la calidad de vida de las mujeres que la padecen.

Por otro lado hay algunos mitos creados en torno a la enfermedad, tanto por el desconocimiento general como lo poco estudiada que está la endometriosis que es importante ir aclarando. A continuación os señalamos algunos:

  • Mito 1: La endometriosis genera siempre mucho dolor a quien la padece.

Verdad: Aunque en la mayoría de los casos puede ser una enfermedad invalidante, por los fuertes colores que origina. Hay algunos casos en los que la endometriosis es asintomática, todo depende de dónde estén las lesiones.

  • Mito 2: En una enfermedad hereditaria.

Verdad: Aunque no está acreditado aún, las evidencias parecen mostrar que existe mayor probabilidad de padecer endometriosis si hay casos directos dentro de la familia.

  • Mito 3: El embarazo cura la endometriosis.

Verdad: La endometriosis es una enfermedad que, a día de hoy, no tiene cura por lo que el embarazo no logra su desaparición.
Puede ser que durante el tiempo que dura el embarazo, al no tener la menstruación, se puede sentir mejoría. Los cambios hormonales en este periodo puede hacer que la mujer se vuelva asintomática (no tenga síntomas como el dolor) pero esto no significa que estén curadas.

  • Mito: La endometriosis es indetectable.

Verdad: Actualmente existen ciertas pruebas que pueden confirmar el diagnóstico de endometriosis como son el ultrasonido con la preparación del intestino y la resonancia magnética. El diagnóstico precoz es fundamental para poder recibir lo antes posible un tratamiento y evitar que la enfermedad evolucione a más.

  • Mito: La endometriosis afecta a la fertilidad de la mujer.

Verdad: No en todas las ocasiones, pero se estima entre un 30% y un 40% de las mujeres que sufren endometriosis pueden tener problemas para quedar embarazadas. Sobre todo cuándo la enfermedad no es tratada y/o llega afectar a las trompas de Falopio o los ovarios, lo que provoca que en ocasiones les sean extirpados.

Estudios científicos han concluido que el ovario de una  mujer afectada por endometriosis es cinco años más viejo de la edad biológica que la corresponde. Lo que también podría influir en las probabilidades de lograr un embarazo.

Por último, tal y como demandan las asociaciones de afectadas, es necesaria una atención más eficaz en la Sanidad, porque no existe aún formación adecuada los profesionales sanitarios ni equipos multidisciplinares que aborden esta dolencia tan compleja. Se necesita más concienciación y visibilidad social del problema.

0 Comentarios

 
Subir arriba