Aumentan las mujeres sin pareja masculina que desean ser madres

Maternidad en solitario | 0 | Madre sin pareja masculina

Cada vez más mujeres sin pareja masculina, que incluye a lesbianas y heterosexuales sin pareja,  recurren a la reproducción asistida para ser madres.

Aumentan las mujeres sin pareja masculina que desean ser madres

Los cambios sociales protagonizados por las mujeres en el camino hacia la igualdad formal y real han logrado romper muchas barreras y tabús. Si en el pasado la madres solteras tenían que hacer frente al estigma social que las perseguía, en la actualidad se ha convertido en una opción en alza para mujeres que desean ser madres sin la presencia de pareja masculina, bien por ser heterosexuales que deciden tener hijos en solitario, bien por ser lesbianas que quieren ser madres (con o sin pareja).

Este colectivo de mujeres, se encuentra actualmente discriminado en los servicios sanitarios de la Seguridad Social por no tener pareja masculina, por lo que se ven en la necesidad de acudir a cínicas privadas de reproducción asistida. Esta discriminación ha podido ser revertida en muchas de las Comunidades Autónomas, por decretos autonómicos que ampliaban la cobertura sanitaria en estos casos, debido a que tienen transferidas las competencias en Sanidad pero el gobierno estatal sigue sin retirar esta norma.

Por otro lado, la demanda de las técnicas de reproducción asistida de estos perfiles de mujeres ha crecido de forma espectacular en los últimos años llegando a cuadruplicarse, según datos del Centro Gutenberg “Si antes teníamos 10 ó 25 casos al año, ahora superan el centenar” señala Miguel Lara, embriólogo de la clínica.  

No existe un registro único  y oficial, ya que son las clínicas de reproducción asistida las que de forma voluntaria aportan los datos de cada centro. Según el último registro de la SEF ,Sociedad Española de Fertilidad (que recoge los datos aportados voluntariamente por la mayoría de centros especialistas en reproducción asistida de España), y el Ministerio de Sanidad. En 2014 se realizaron un total de 156.865 ciclos de reproducción asistida y el total de nacimientos a través de estas técnicas fueron 34.000, lo que significa que un 21,6 % de los tratamientos tuvieron éxito. Un porcentaje que se encuentra dentro del rango que va del 20% al 30% que, según la SEF, tiene una pareja heterosexual joven y sana de lograr un embarazo.

Por lo tanto las probabilidades de éxito de lograr un embarazo con o sin pareja masculina son prácticamente las mismas gracias a la reproducción asistida. Sin embargo uno de los hándicaps a la hora de buscar un embarazo es la edad, a partir de los 35 años la infertilidad en la mujer se dispara y es a partir de esta edad o incluso en edades próximas a los 40 años, cuando la mayoría de mujeres heterosexuales solteras o lesbianas recurren a la reproducción asistida para lograr un embarazo. Según el Instituto Nacional de Estadística, en los últimos 12 años se ha triplicado en España el número de mujeres que tienen hijos a partir de los 40 años.

Según Miguel Lara del Centro Gutenberg, la edad media de las pacientes que acudían a la reproducción asistida hace años oscilaba entre los 34 y los 36, pero en la actualidad se acerca a los 39. Todos los especialistas en reproducción asistida coinciden en señalar que la edad es un factor determinante en reproducción asistida.

En el caso de mujeres heterosexuales solteras, un perfil cada vez más en alza, nos encontramos con mujeres que suelen ser trabajadoras cualificadas, con formación universitaria y con un empleo más o menos estable. Lo que supone disponer de una situación económica solvente para poder criar a un hijo en solitario. En el caso de las mujeres lesbianas con o sin pareja,  la situación laboral es mucho más diversa.

En ambos casos, las mujeres que deciden ser madres sin pareja masculina, deben recurrir a técnicas de reproducción en las que se utilice semen de donante. En estos casos la tasa de embarazo suele ser del 50% tras tres o cuatro intentos de inseminación artificial con semen de donante. En el caso que se recurra a la Fecundación in Vitro (FIV) la tasa de éxito suele ser también del 50% pero en un primer intento en el caso de mujeres menores de 40 años.

En el caso de las parejas de mujeres lesbianas que desean ser madres existe el Método ROPA, que es una variedad de la Fecundación in Vitro pero especifica para parejas de lesbianas casadas. Esta técnica posibilita que ambas mujeres pueden participar de forma activa en la gestación y nacimiento del bebé. ROPA significa “recepción de óvulos de la pareja” y es una alternativa atractiva porque se fecundan los óvulos de una de las mujeres de la pareja y el embrión que se obtiene se implanta en el útero de la otra mujer, participando ambas en el embarazo.

0 Comentarios

 
Compartir contenido en Facebook Compartir contenido en Twitter Compartir contenido en Google Plus Compartir contenido en Pinterest Compartir contenido por email Añadir a mis favoritos Ocultar compartir en redes