Fertilidad y VIH. Tratamientos para tener hijos libres de VIH

Técnicas de reproducción asistida | 0 | Reproducción asistida

Gracias a la evolución en los tratamientos antiretrovirales, las personas seropositivas tienen mayor esperanza y calidad de vida, lo que provoca en muchos casos que se planteen tener hijxs. Actualmente es posible minimizar el riesgo de contagio tanto en mujeres como en hombres seropositivos. A continuación respondemos algunas dudas sobre los distintos tratamientos disponibles para personas con VIH que deseen tener descendencia.

Fertilidad y VIH. Tratamientos para tener hijos libres de VIH

La infección por VIH afecta a personas de todas las edades, sin embargo su prevalencia afecta sobre todo a población en edad reproductiva (entre los 16-44 años). El avance de los tratamientos antiretrovirales ha posibilitado el aumento de la calidad y esperanza de vida de las personas seropositivas, por lo que muchas de ellas desean tener hijos sin riesgo de contagio.  

En este sentido, gracias a las técnicas de reproducción asistida, se puede llegar a minimizar bastante el riesgo de transmisión del VIH a la pareja e hijos. Los tratamiento de fertilidad disponibles dependerán de si es la mujer la portadora de VIH, si es el hombre o si son ambos.

Tratamientos de fertilidad en parejas semidiscordantes (solo uno es seropositivo)

Cuándo el hombre es portador de VIH.

En este caso, existen tratamientos específicos para evitar el posible contagio del virus de VIH presente en el líquido seminal. En los últimos años la técnica de “lavado de semen” para reducir al máximo la carga viral y por tanto, la transmisión del virus a la mujer y al bebé está siendo todo un éxito. A pesar de que teóricamente existe un pequeño riesgo de infección (del cuál deben de tener conocimiento las parejas), los datos parecen demostrar la eficacia completa de esta técnica.  

En realidad, la calidad del semen de los pacientes con VIH suele ser normal y solo en aquellos casos que la enfermedad está muy avanzada se reduce su número y movilidad.

Con respecto a la mujer libre de VIH, con el fin de tener controlado todo el proceso y limitar el número de inseminaciones necesarias, el ciclo de la mujer se suele controlar farmacológicamente.

Este lavado de semen del hombre portador de VIH, junto con la técnica tradicional de (FIV) Fecundación in vitro o inyección intracitoplasmátcia (ICSI) de espermatozoides. Reduce al máximo la exposición de la mujer a espermatozoides potencialmente peligrosos.

Cuándo la mujer es la portadora de VIH.

En este caso es muy importante en las mujeres seropositivas el control exhaustivo para evitar el contagio al bebé. Para eso el uso de antiretrovirales, el parto con cesárea y la supresión de la lactancia materna permiten reducir el contagio hasta apenas el 2%.

Cuando una embarazada seropositiva no recibe un tratamiento adecuado y un control especializado exhaustivo, el riesgo de contagio al bebé puede oscilar entre un 15% y un 20%. Por eso es importante seguir los protocolos existentes para el embarazo y parto de las mujeres portadoras de VIH.

En estos casos, para reducir al máximo los riesgos, las mujeres seropositivas que se someten a tratamientos de fertilidad deben de presentar una estabilidad de la enfermedad. De esta forma que se evitan posibles cambios en su medicación lo que podría ser perjudicial para el desarrollo del feto.

Superadas todas las recomendaciones establecidas en los protocolos existentes, y sin no existe otra causa de esterilidad, el procedimiento a seguir sería una inseminación artificial (IA). Bien con semen de donante si es mujer sola, bien con semen de la pareja no seropositiva.

Tras lograr el embarazo, la mujer deberá llevar un control exhaustivo del mismo, con medicación específica. Tras el parto, la  medicación antiretroviral se extenderá durante un periodo de tiempo (unas seis semanas) al bebé nacido para reducir al máximo la infección vertical.

En cuanto a al parto, la realización  de cesaría es recomendada para reducir aún más el riesgo de contagio vertical.

Cuándo los dos miembros de la pareja tienen infección por VIH

En estos casos los controles y tratamientos establecidos para cada miembro de la pareja infectado por VIH serán los mismos que en los apartados anteriores. Sin embargo estas parejas que padecen infección por VIH tienen que ser conscientes que deben solicitar atención especializada y que debe cumplir una serie de requisitos (en este caso ambos miembros) para poderse someter a técnicas de reproducción asistida.

  • Que ambos miembros presenten una estabilización de la enfermedad de base controlada por especialistas.
  • Consejo reproductivo especializado con reconocimiento exhaustivo para establecer el programa de gestación más adecuado y en las mejores condiciones, o desaconsejar el tratamiento si fuera el caso.

0 Comentarios

 
Compartir contenido en Facebook Compartir contenido en Twitter Compartir contenido en Google Plus Compartir contenido en Pinterest Compartir contenido por email Añadir a mis favoritos Ocultar compartir en redes